12 jul. 2010

Volver para no perderte

Camino al trabajo, que con suerte este fin de semana tocó cerca de casa, me toco recorrer un camino del cual encuentro dificil precisar cuantas beses caminé. Las calles de arena, el barrio de la Banda, el paso nivel, el Parque Sarmiento y sus antiguos arboles, que tanto más hartos estaran ellos de ver pasar a los mismos de siempre. Como tantos años que he caminado por alli tambien he visto cambios, la pavimentación de algunas calles, las nuevas iluminaciones del parque, las casas nuevas o los baldios diagramados y convertidos en lotes para terrenos y viviendas.
Más de diez años de recorrer ese camino, a pie, corriendo, o en auto, incluso recordar esos años en la Kinetic(Honda Kinetic NH100). Todas aventuras desde niño, chico, adolescente y el ventido club a donde iba a jugar, y el cual me obligaba a esta ruta.
Tuvo su lapsus, como a todo en esta vida, su cierre tenia que llegar. Un descanso para el camino de mi, que duro 4 años. Un descanso que con la ayuda de las casualidades, consecuencias y lo caro e incomodo del colectivo nos junto de nuevo.
Volver a caminar ese recorrido, la misma calle reconocida por el mismo nombre, quiza la misma arena de la cual de niño pateara pequeñas piedras al caminar. Las mismas vias entre las cuales tantas veces camine para volver casa. UNa vuelta diferente, porque el tiempo me ha cambiado, y mi caminar no es el juvenil y vacilante andar de un despreocupado niño de ciudad.
En ese momento de volver, en ese preciso momento, el volver a perderlo todo, donde aquellos rieles de las vias que guiaban mi viaje, eran simbolo de todo aquello que perdia.
Los miraba hasta que los perdia de vista, siempre juntos, a la misma distancia, ninguni vacilante, y se me antojaba el deseo deno perder ese mismo andar contigo. Como en el camino entre ellos, poder voltear adelante y atras y ver que seguimos el mismo rumbo. Que entre nosotros nada se antepone y cuando tu necesitas tomar un giro, alli contigo ire lo mas lejos a tu lado.